8 Componentes Principales de los Negocios

21 hábitos para ser exitoso y millonario

Adopta estos comportamientos y descubre cómo cumplir tus metas al mismo tiempo que aprendes a administrarte.
Por Meiko Patton

En su libro, “Hábitos ricos: Los hábitos diarios de éxito de los individuos ricos” (Rich Habits — The Daily Success Habits of Wealthy Individuals), Tom Corley resalta varias cosas que distinguen a los que tienen dinero de los que no tienen. Me puso a pensar, ¿cuánta gente opera en piloto automático y no se detiene a monitorear sus propios patrones? Si no adoptas estos 21 hábitos, estás dejando literalmente el dinero en la mesa.

  1. Establece buenos hábitos diariamente. Los buenos hábitos son la fundación de la riqueza. La diferencia entre la gente exitosa y la que no lo es son sus prácticas diarias. Puesto de manera simple, las personas exitosas tienen muchos hábitos buenos y pocos malos. En su libro, Corley nos invita a tomar una hoja de papel y a enlistar los malos en un columna y luego invertir cada uno para ponerlo en la de los buenos, debe verse así:

Malos hábitos/Buenos hábitos
Veo mucha televisión/Me limito a una hora de televisión por día.
No recuerdo los nombres/Escribo los nombres para recordarlos.

Sigue durante 30 días esta nueva lista. Te sorprenderás de lo mucho que puedes lograr.

  1. Establece nuevas metas siempre. La gente exitosa se dejan guiar por sus metas. Planean su día la noche anterior con una lista. Las personas encaminadas hacia el éxito piensan a largo plazo. Tienen metas diarias, semanales, mensuales y anuales. Pero, ¿qué es una meta sin un plan para alcanzarla? No sólo la gente exitosa tiene metas, también se les ocurren formas de alcanzarlas y de asumir la responsabilidad.
  2. Comprométete a mejorar. Estas personas siempre buscan formas de mejorar. Leen todos los días y son estudiantes de su propia profesión. No pasan su tiempo en actividades que no los acercan a sus objetivos.

Buscar formas de aumentar tu conocimiento no siempre será fácil, pero la gente crece debido a cosas que representan un reto. Una vez que tu conocimiento aumenta, las oportunidades aparecen.

  1. Cuida tu salud. Todos los días la gente exitosa hace un esfuerzo por comer bien y ejercitarse. Hacer ejercicio diariamente puede convertirse en un hábito regular, como tomar un baño. La gente que lo hace seguido tiene más energía para terminar las cosas.
  • Mejora tus relaciones. La gente exitosa se enfoca en otras personas. Se toman su tiempo para fortalecer los lazos de amistad y para tener relaciones a largo plazo. El networking es algo que hacen todo el tiempo. Se acercan a sus contactos y buscan diversas formas para ayudarlos sin esperar nada a cambio. Comprométete a aprenderte los nombres de las personas que conozcas.
  • Haz las cosas con moderación. Vas a tener una vida balanceada si haces actividades con moderación. Esto significa que debe haber un equilibrio entre ejercitarse, comer, trabajar, consumir alcohol, ver televisión, estar en internet, etc. Como resultado, la gente disfrutará de tu compañía. Si a todos les gusta estar contigo, podrás colaborar más y encontrar nuevos socios empresariales para llevar tu negocio al siguiente nivel.

  • Termina todo. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Todas las personas tienen miedos, pero las que han triunfado los superan.

  • Hacen las cosas importantes sin importar el costo. Corley dice que cuando piensa en dejar algo para después, inmediatamente piensa “hazlo ahora” y lo repite 100 veces si es necesario. No te detengas hasta que hayas terminado.

    1. Mantén una actitud positiva. Piensa en las personas más exitosas que conozcas. ¿Son negativas o positivas? Lo más seguro es que sean positivas, entusiastas, energéticas y felices. Esta persona elige ver lo bueno en los otros y en ella misma.

    Para ella, los problemas son sólo oportunidades esperando ser descubiertas. Todos los días la gente es bombardeada con malos actos pero los exitosos minimizan esto y optan por llenar su mente de ideas positivas.

    1. Ahorra dinero regularmente. De acuerdo con Corley, los individuos exitosos guardan entre el 10 y 20 por ciento de sus ganancias en su cuenta de ahorros, inversión o plan de retiro. No todos pueden pagar eso, ¿qué porcentaje estás guardando?
  • Rechaza los pensamientos que te limiten. Los individuos exitosos dirigen sus pensamientos y emociones. Tan pronto como entren los malos pensamientos, alejan cualquier cosa que rete su habilidad de tener éxito. No se obsesionan con nociones negativas. La gente exitosa piensa cosas positivas porque quieren seguir mejorando, no se dan tiempo para tener emociones negativas.
  • Vive de acuerdo a lo que tengas. La gente rica evita gastar en exceso. Hay algunos que gastan más de lo que ganan y cuyas deudas están por los cielos. Si tú eres así, haz que las cosas cambien para ti y tu familia.

  • Lee diariamente. Mucha gente exitosa lee 30 minutos o más cada día. Leer puede aumentar tus conocimientos. Esto automáticamente te diferencia de los otros y resaltarás de la competencia.

  • No veas tanta televisión. ¿Sabías que mucha gente exitosa se limita a ver menos de una hora de televisión al día? ¿Cuánto tiempo pierdes frente a la televisión en lugar de estar haciendo algo más productivo?

  • Haz más de lo requerido. Las personas exitosas hacen más de lo que se les pide. Aunque algo no sea su obligación, se ofrecen a hacerlo. Los adinerados se hacen invaluables. Como emprendedor, tal vez no tengas un jefe. Pero, ¿de qué forma haces más de lo que necesitas hacer para tus clientes?

  • Habla menos y escucha más. Cuando escuchas aprendes. Como dice el adagio, eso es por lo que la gente tiene dos orejas y una boca. Cuando te tomas el tiempo de realmente poner atención a lo que la otra persona dice, podrás llegar a tu meta y ayudar a más individuos.

  • No te rindas. No te des por vencido/a cuando las cosas se pongan difíciles. Las personas exitosas aguantan e intentan algo nuevo. Tal vez tengan que cambiar de dirección pero siguen adelante.

  • Pasa tiempo con los que piensan igual que tú. Hay un dicho que va así: “Dime con quién te juntas y te diré quién eres”. Yo creo eso. La gente es tan exitosa como los que están a su alrededor. Las buenas amistades te pueden ayudar a alcanzar tus metas más rápido.

  • Encuentra a un nuevo mentor. Muchos de los que han tenido un mentor le atribuyen su éxito a esa persona. Estos guías pueden ayudarte a alcanzar tus metas más rápido. Pueden compartir experiencia valiosa que acortará el proceso de aprendizaje.

  • Conoce el “porqué”. Cuando sepas por qué estás haciendo algo obtendrás lo que quieras más rápido que si no lo haces. Tener un propósito es esencial para ser exitoso en el trabajo y en la vida. ¿Por qué quieres ser exitoso? ¿Por qué quieres ser rico?

  • No le des ventaja al miedo. Todos tienen miedos, pero la gente exitosa no deja que éstos los limiten o definan. El miedo inevitablemente te deja en la misma posición y detiene tu crecimiento. Reconoce tus miedos y busca formas de superarlos. Entrevista a alguien que admires y pregúntale cómo superó su miedo o compra una autobiografía y toma notas.

  • Mejora tus capacidades. Si quieres superarte, sólo hay una forma: sé mejor de lo que eres hoy. ¿En qué te puedes enfocar en los siguientes 30 días que te hará ser el mejor en tu industria? Enfócate en eso.

  • http://www.soyentrepreneur.com/27557-21-tips-para-ser-exitoso-y-millonario.html

    Jubilación, Pensión y el Gobierno

    La palabra jubilación tiene que ver con el jubilo, alegría de haber terminado con tu ciclo de actividad económica de más de 40 años

    Pero parece que los #jodidos siempre son los empleados

    Por un lado las pensiones se quedan con un buen porcentaje de los intereses generados por administrar el ahorro de los empleados

    Por el otro, el gobierno toma “prestado” parte del monto de las pensiones ahorradas por las personas que trabajan formalmente. la mayoría de los informales ni siquiera van a tener este desembolso

    Puede convertirse en una verdadera piramide de Ponzi

     

    Informarción Enriquecedora para Tu Éxito Financiero

    ¿Será que su principio que rige tu vida es la conformidad???, crece a través de LAS capacitaciones, si no inviertes tiempo y dinero en tu propia educación, no lograras desarrollar todas tus capacidades

    ¿Cómo lograrlo?

    1. Descarda el libro “Padre Rico Padre Pobre” para abrir tu mente a otras posibilidad de generar ingresos además del empleo
      1. El lugar donde lo descargue es este, a la derecha está en enlace, hay que hacer clic derecho y guardar el enlace para descargarlo.
      2. Otra forma es a través de este sitio web y su aplicación móvil Ivoox
      3. Lo mejor es comprar el libro

    ¿Cuándo hacerlo?

    1. Crea el hábito de leer o escuchar conocimientos relevantes cuando te trasportas desde un lugar a otro, almacenando los archivos en el celular en una memoria USB o en cualquier otro dispositivo
    2. Aprende cuando vas a ir a dormir
    3. Y si vas a poner la excusa que ni siquiera ese tiempo lo tienes libres, aprende cambiando tus hábitos actuales con estos hábitos nuevos y mejores por 21 días, cambiando la televisión, la música, las redes sociales y todas las demás actividades de entretenimiento, eso vendrá después cuando ya hayas sido productivo

    Si ya no estas interesado (no lo creo) en este tipo de contenido puedes des-inscribirte de esta lista, y ya no recibirás un email como este de parte mía.

    Dentro de una Semana Les preguntare como van avanzado con el libro y para que comentemos las ideas más importante del libro

    Para seguir enviándote esta información o la relacionada con la actitud emprendedora y el plan de negocio, necesitaré que actualices tus datos de contacto en el enlace de abajo, indicándome en los campo:
    “Primer Nombre” como deseas que te diga o te nombre
    “Email o Correo” coloca tu email más utilizado.

    Escrito para Un amigo de Benjamin Franklin Sobre Dinero

    Benjamin Franklin: Político, científico, inventor, filósofo y padre fundador de los Estados Unidos, le escribio esta carta con sugerencias útiles que él prácticaba en el camnido a su fortuna

    3728664

    Benjamin Franklin, 21 de julio de 1748

    A MI AMIGO A. B.

    Tal como deseabas, te escribo dándote algunas sugerencias que a mí me han sido útiles, por lo que creo que puedan serlo también para ti.

    Recuerda que:

    El Tiempo Es Oro.

    Quien gana diez chelines (vigésima parte de una libra esterlina) al día con su trabajo y sale de casa o se sienta sin hacer nada la mitad del día aunque no gaste más que seis peniques (12 forman un chelin) en su diversión o en su ocio, no debe creer que ése es su único gasto, porque además ha malgastado cinco chelines.

    (Además del gasto en diversión u ocio, ha malgastado el tiempo de su trabajo
     que produce cierta cantidad de dinero por hora)
     +ajaraujo

    Recuerda que el crédito es dinero. Si un hombre deja en mis manos un dinero después de pasar el plazo en que yo debía devolverlo, me da el interés, es decir, lo que ese dinero produzca durante el tiempo que tarde en pagarlo. Y ese importe se eleva a una considerable suma cuando alguien tiene amplio crédito y sabe hacer uso de ese crédito.

    Recuerda que:

    Está en la misma naturaleza del dinero ser prolífico.

    El dinero produce dinero y ese dinero producido produce más dinero y así sucesivamente. Así, cinco chelines se convierten en seis; y los seis en siete, y así sucesivamente hasta que lleguen a ser cien libras. Y cuanto más haya, más producirá cada inversión y cada vez más deprisa. Y de la misma forma que el que mata a una cerda mata a sus posibles crías hasta la milésima generación, así:

    Quien mata una corona (25 penique casí 2 chelines)  destruye todo lo que esa corona (moneda) podría haber producido hasta sumar cientos de libras (esterlinas).

    Recuerda que seis libras al año no son más que un plato de gachas (alimento cremoso) al día. Y que por esa pequeña suma (que puede derrocharse a diario o en gastos innecesarios o en tiempo perdido (ocioso)) un hombre con crédito es capaz con sus propios medios de asegurarse la posesión y el disfrute de cien libras (esterlinas).

    Tal cantidad en manos de una persona industriosa se convierte en una abundante fuente de beneficios.

    Recuerda el dicho de que:

    El buen pagador es dueño y señor del bolsillo (dinero) de los demás.

    Aquel que muestra que paga puntualmente lo que promete puede en cualquier momento u ocasión conseguir todo el dinero que sus amigos puedan prestar. Esto resulta a veces muy importante; por consiguiente, no guardes el dinero que te hayan prestado ni una hora más del plazo prometido, porque, de otro modo, el incumplimiento se encargará de cerrar para siempre las bolsas de tus amigos.

    Las cosas aparentemente más triviales pueden afectar al crédito del hombre y por eso hay que cuidarlas.

     

    El que el ruido de tu martillo suene a las cinco de la mañana o a las nueve de la noche en los oídos de un acreedor pueden representarte seis meses más de crédito.

    Pero si te ve en una mesa de billar o escucha tu voz en la taberna cuando debieras estar trabajando, te pedirá que le devuelvas su dinero al día siguiente.

    El que lleves trajes más lujosos que tu acreedor o su esposa o incurras en gastos mayores de los que él pueda permitirse, hiere su orgullo, y tu acreedor te apremiará para que le pagues con el fin de humillarte. Los acreedores constituyen una especie dotada de vista más aguda, oído más fino y memoria más lúcida que nadie en el mundo.

    (Vestirse con traje para visitar a inversionista,
     vertirse de manera sencilla para visitar a un prestamista)
     +ajaraujo

    Los acreedores de buena naturaleza (aquellos con los que uno debe entenderse si los encuentra), se sienten molestos cuando se ven obligados a pedir que se les devuelva el dinero. Ahórrales esa molestia y te querrán doblemente. Al recibir una cantidad de dinero, divídela proporcionalmente a tus deudas entre los diversos acreedores y no te avergüences de pagarles una pequeña suma aunque la que les debas sea mayor, porque el dinero, poco o mucho, es siempre bien recibido. Tu acreedor preferirá sufrir la molestia de recibir diez libras que le lleves voluntariamente aunque sea en diez veces, una libra cada vez, a tener que visitarte diez veces hasta lograr que le pagues la deuda total. Además con esos pagos pequeños demostrarás tu buena disposición a devolver el dinero que te han prestado y quedarás como una persona honrada y ordenada, lo que, a su vez, incrementará tu crédito.

     

    No pienses que todo lo que posees es tuyo y puedes vivir en consonancia con ello.

    Es éste un error en el que cae mucha gente que vive del crédito de los demás. Para evitarlo, lleva cuenta exacta durante algún tiempo de tus gastos e ingresos, y si te tomas el trabajo al principio de reseñar las diversas partidas de esa cuenta, tanto mejor, pues te percatarás de cómo gastos insignificantes pueden llegar a formar grandes sumas, y te darás cuenta de lo que podrías haber ahorrado, y de lo que puedes ahorrar en el futuro, sin grandes inconvenientes.

    En suma: el camino de la fortuna, si deseas alcanzarla, es tan liso como el camino del mercado. Solamente depende de dos palabras, laboriosidad y sobriedad.

    No malgastes, pues, ni tu dinero ni tu tiempo; gástalos con sentido, pues:

    aquel que gana lo que puede honradamente y ahorra cuanto gana (salvados los gastos necesarios), ciertamente llegará a ser rico.

    Si el Ser supremo que gobierna al mundo, a quien todos debemos elevar nuestra mirada y pedirle sus bendiciones para nuestros negocios honrados, no usa de su providencia para decidir en otro sentido.

    Benjamin Franklin.

    Autobiografía y otros escritos. Editora Nacional